Información

Viaje a francia

Viaje a francia


Viaje a francia

Rapelle - toi

De nuevo los tres intrépidos camperos de la historia de viajes ¡RECUERDA! lidiando con nuevas aventuras en Francia.

Emociones inmóviles, reflexiones, experiencias culinarias e introspecciones dolorosas en el sinuoso de los kilómetros de las autovías francesas en pleno otoño, antes del invierno obligan a nuestros camperos a hacer una pausa de descanso.

Jueves 7 de noviembre de 2002 Salida a las 8,06 - km 0,00

París bien merece una ... apuesta !!!.

Por supuesto que ya no existe el sol andaluz para calentarnos ni su luz para proteger nuestro camino: desde ayer el invierno ha caído sobre nosotros con toda su severidad.

Nos espera el paso de Frejus (quizás nevado) y con él el movimiento de cabeza mezclado con la sincera aprensión de nuestros familiares: "... qué vas a hacer ... con este tiempo ... hay helada. .. en una caravana ... esta temporada ... eres viejo (... por si lo olvidamos!) Pero nosotros, tercos como mulas, no nos damos por vencidos .... ¡Y confiamos en Padre Pio!

Las perras duermen tranquilas, inconscientes de la aventura que les espera; esta vez las hembras gobiernan, siempre tenemos un perro cada uno, pero todas son hembras, dos de las cuales están en celo. Romano en clara minoría es el único varón de la expedición.

El otro macho, el Pepito, que recorrió Andalucía a lo largo y ancho con nosotros, tuvo que quedarse en casa en un retiro espiritual, gracias a la inspiración de las dos hembras que le robamos traicioneramente, llevándolas a París, con el fin de para sacarlos de su infalible técnica "... un hit y listo ..!"

Por supuesto que echaremos de menos su equilibrio, su sabiduría como líder de la manada, su dulce mirada inteligente: sin su guía, ¿quién nos salvará de estas tres hembras histéricas, pendencieras y en celo? … .. Confiemos en el Padre Pio.

14.30 h. Entremos en Francia: ¡à nous Paris!

En las cercanías de Lion, Francia nos recibe con una sedosa puesta de sol. Hemos superado ilesos el aguanieve de Frejus, hemos dejado atrás los picos alpinos ásperos, rígidos y agudos, remotos y lunares en su desprendimiento de hielo.

Ahora, al final de la tarde, el sol irrumpe con alegría en medio de un tumulto de nubes de colores, hinchadas, claras, púrpuras o doradas.

La tarde parece más larga porque estamos más al oeste, la llanura parece más protectora, después de la crudeza de los picos y Francia nos recibe hospitalariamente con una ardiente puesta de sol de mediados de otoño.

Viernes 8 de noviembre de 2002 Salida a las 8.30 - km. 807

Salimos acompañados de un sol radiante, bañado por los gélidos aguaceros de anoche. Dormimos "abrazados" en una farmacia, bajo luces despiadadas que nos iluminaban hasta en el medio más profundo de la noche, pero también nos hacían inaccesibles aux voleurs francais

La campiña de Borgoña nos acompaña a los lados de la autopista con su librea otoñal: los amarillos intensos se mezclan con los verdes desteñidos, los marrones quemados con el rojo oscuro de las viñas, mientras que los árboles frutales, ya desnudos, se interrumpen por momentos, con el sus filas vacías, la sucesión de brillantes colores otoñales.

Parecen recordarnos que el invierno acecha, listo para aprovechar cualquier explosión de vida, pero que por el momento todavía permite que la naturaleza se agote en un delirio extremo de matices, tonalidades, oleadas de luz coloreada.

El eslogan de las aguas ya ha comenzado: vider l'eau claire et l'eau noire et remplir l'eau potable. Pour le moment nous avons seulement vidé l'eau claire, corn avant d'arriver à Paris nous devons absolutement vider le cabinet chimique.

Encore 340 Km pour Paris, la Ville Lumière, la tour Eiffel, la grandeur, Napoléon, l'histoire, Nôtre Dame, le Moulin Rouge, Toulouse- Loutrec, Montmartre, la Rive Gauche, l'Existencialisme, le 68 ... combien de memoires et de charme!

"Bonjour ... excusez-moi monsieur (ouvrier du reteyage des cabinetes de autoroute)".
"¡Bonjour, madame! ..." (¡Oh Dios, te sientes como una dama!).
"Pour vider le cabinet chimique" (también conocido como inodoro)?
"Il n 'y a rien madame, desolé".
"Merci beaucoup, au revoir".
"Hasta la vista".

Dios, como te va !!! Pero el inodoro permanece lleno.

Hecho: la operación de fertilización Campagna française est commencée. En fin en paix, de course à Paris: a langoureux soleil nous amène!

2.00 pm Viniendo a París

El sol lánguido que nos acompañó esta mañana se ha alejado detrás de una llovizna ventosa opaca ... ah, el sol ardiente de Andalucía ... pero París bien merece una ... ¡lluvia!

El tranquilizador zumbido de los fettuccine hirviendo en el fuego nos consuela de la lluvia torrencial que golpea la caravana por todos lados, un pequeño refugio de hecho para oponerse a la violencia del clima, pero que aún funciona.

Estamos aparcados en Le Bourget, el mítico aeropuerto que acogió a Lindberg al final de la primera travesía aventurera y solitaria del Atlántico.

Durante tres horas buscamos el "infame" Parc des Expositiones de Le Bourget, convencidos de que era un parque parque, en cambio solo el nombre evocaba la idea de un jardín, en realidad el Parc des Expositiones está dentro del recinto del aeropuerto, equipado con almacenes, hangares y pistas de despegue y aterrizaje para aeronaves pequeñas.

Saboreamos en un silencio religioso el sabor maternal y cálido del fettuccine blanco, solo enriquecido por el sabor algo exótico de unos dados de salmón ahumado, y seguimos reflexionando con incredulidad sobre el delirio de giros y vueltas que durante tres horas nos mantuvo pegados. el banlieu parisino, sin poder identificar (a pesar de mapas y contra mapas) el acceso a nuestro destino final.

Contactamos con todos los marroquíes disponibles (el banlieu solo les pertenece a ellos), ancianas, muchachas con chador, oficinas, tiendas: se trataba de hacernos girar y girar, y cuando, ya al anochecer, finalmente encontramos Le Bourget (un país no el parque) y también un gran portón con la inscripción Exposición Canina, el portón estaba estrictamente cerrado, sin ninguna otra flecha que nos pudiera conducir. Intentamos movernos por la zona y nos perdimos de nuevo. La oscuridad se cernía y la lluvia también.

Mientras nos detuvimos en una rotonda sentimos la versión moderna de "Los Miserables", una especie de gitano se acercó al camper, quien movido con lástima por nuestro evidente desconcierto, nos dijo que siguiéramos su coche, que nos habría conducido hacia la entrada de las exposiciones.

En un momento giró hacia la derecha, ingresando a un campamento nómada a través de una abertura bordeada por dos torres laterales hechas con montones de basura, enormes cubos cilíndricos y todo tipo de desechos.

Nosotros, aunque disgustados, para no perder a nuestro guía (y ahora la única esperanza de salvación), intentamos seguirlo, incluso a costa de forzar la entrada de la basura, que evidentemente era demasiado estrecha para nuestro campista, pero el gitano con grandes gestos de brazos, nos hizo comprender que teníamos que seguir recto hacia nuestro destino.

Nos sentíamos huérfanos.

A la izquierda vimos una valla con aviones, campos y algunos edificios a lo lejos, pero ni la sombra de los parques, ni la sombra de los perros ni siquiera los carteles que indicaban la exposición: los únicos tres que habíamos encontrado ya habíamos perdido algunos. hace tiempo.

Estábamos al borde de la noche. Romano siguió liderando paciente y resignado; Mimma, quebrada por los ardientes fallos de nuestros giros, había agotado sus certezas cotidianas y había enunciado un lapidario: "... y ahora estamos en punto y de nuevo ... ¿qué hacer?".

Desde hace algún tiempo, la idea de que el Parc des Expositiones puede no ser en realidad un parque, pero solo el nombre de un lugar utilizado para este propósito había aparecido tímidamente y cuando en la enésima ronda de desesperación lo vi escrito en una fachada marrón en grandes letras "PARC DES EXPOSITIONES", casi me pierdo la voz al reportarlo, estando ya cerca del colapso, y olí… ¡un aroma a rosas!

En la puerta de entrada del aeropuerto, cuando tuvimos la certeza de que podíamos entrar por allí y aparcar detrás de los grandes almacenes, Mimma casi besa al guardián bajo la lluvia torrencial, mientras que el guardián, para nada distraído por nuestras efusiones de alegría por La acogida que tan generosamente nos brindó, sacó a Romano una andanada de 49 euros por cuatro días de estacionamiento, en el atolladero y sin equipo, y 8 euros por el tercer visitante de la exposición, que soy yo.

Durante toda la noche la lluvia siguió cayendo sobre nuestra pequeña cáscara de nuez, que resistió las lluvias y ráfagas con el orgullo de una bóveda blindada ... ¡aunque un poco meciéndose!

¡Y mañana París!

Sábado 9 de noviembre de 2002: Paris mon amour

Sal de las escaleras del metro y te encontrarás frente a Nôtre Dame que se eleva en todo su ascenso hacia el cielo, acariciada por los flancos por el apacible fluir del Sena.

Un momento de desconcierto te captura frente a la severa majestuosidad de la arquitectura y el aliento de la historia que emana de su grandiosidad: nosotros, pequeños humanos que miramos memorias centenarias, testimonios silenciosos de atrocidades, violencia, conquistas gloriosas, delirios de omnipotencia. .

Nos alejamos de Nôtre Dame por el Sena vers les Ponts de París: el Pont Neuf, el Pont des Artes y agradecemos el coraje de quienes, a pesar de la lluvia, han optado por un paseo por el Seine sur les bateaux mouc hes mouc .


Notre Dame

Giramos a la derecha hacia les Halles, después de una pequeña caminata à la Samaritane, unos grandes almacenes ya decorados para Navidad. Admiramos la estructura de la libertad del antiguo mercado y luego nos dirigimos a la Rue de Rivolì, en busca de Faubourg Saint-Honoré.

Es un paseo bajo una llovizna fina pero húmeda.

Lo que intento descubrir es el alma de París y lo consigo.


Place René Cassin

Claramente, no puede ser una visita en profundidad ni a la ciudad ni a sus museos, pero es su atmósfera lo que quiero capturar: sa grandeur, oui c'est vrai, la Ville Lumière, oui c'est vrai, Paris est toujour París, oui c'est vrai, París vaut bien une messi, oui c 'est vrai.

El sentido de la historia y su esplendor aún perdura en la inmensidad de sus espacios, hasta la ferocidad del baño de sangre de la revolución.

Desde el Palais Royale (ahora Musèe du Louvre) à la Place du Carrousel, au jardin des Tuileries hasta la Place de la Concorde et aux Champs Elysées revive la fuerza histórica de los personajes que lo hicieron grande y fueron al mismo tiempo la expresión de su grandeza: de Caterina dei Medici, a Luis XIV, a Napoleón, a De Gaulle, cuando al frente de una gran procesión celebró el fin de la Segunda Guerra Mundial y el comienzo de la nueva Grandeza.


Palacio de justicia


Barcos en el Sena

En Place Vendôme entramos en el lujoso salón de la ciudad: sonidos suaves, susurrados, movimientos compuestos, una corona de joyeros de las mil y una noches embellece las fachadas de sus elegantes edificios.

La ostentación descarada de todo ese lujo me produce una sensación de incomodidad: mientras haya quienes puedan permitirse el lujo de comprar esas joyas invaluables, esos diamantes tan grandes como garbanzos, habrá quienes, en algún otro lugar del mundo, lo harán desesperadamente. morir de hambre.

Tanta riqueza solo puede existir si está respaldada por una plataforma de miseria desesperada. La distribución equitativa de los recursos no permitiría ciertos picos o ciertas profundidades.

Continuamos por la rue Saint Honoré donde con razón compramos chocolate y bombones.

La Torre Eiffel a la izquierda de la Place de la Concorde (así rebautizada después de los horrores de la guillotina) me recuerda a mi familia viajando entre Inglaterra y Francia en agosto de 1985. Mis chicas en la flor de la juventud (17 y 15 años), Alfredo en buena forma y aún activo en su lucha contra el mundo y una puesta de sol dorada que coloreaba nuestros rostros, dientes y cabello, mientras que la protegida, con los labios entreabiertos, admirábamos París desde lo alto de la torre.

Adieu Paris mon amour, je ne sais pas si je pourrai te revoir encore dans ma vie!

Domingo 10 de noviembre de 2002 Exposición Canine Européenne

¿Con quién nos encontramos en cuanto salgas de la maldita puerta de entrada a la Exposición? El yerno de nuestro oponente español. ¿Y dos pasos más? La esposa y la hija ... o así lo establecí, tejiendo la red de parentesco sobre la base de las semejanzas de los rasgos faciales, disciplina en la que me enorgullezco de ser muy versado.

No dan ninguna señal de reconocernos, casi me eché a reír en sus caras y le di un codazo a Mimma que no los había reconocido. Parece un reencuentro entre viejos amigos; pero después del primer encuentro inicial impredecible, nos perdemos de vista durante dos días.

La Dog Expo es genial, una feria, una fiesta, una kermesse de hombres y perros, con música, cantos, bailes, cuernos y abrigos de caza, malabaristas y, como es domingo, hasta misa en el ruedo de honor con los cuernos que subrayan. los diversos momentos litúrgicos.

Perros, perros, perros: de todos los colores, de todos los tamaños, claramente de todas las razas.

Ojos de perro, miradas de perro, expresiones de perro, paciente, resignado, atento, diligente, adorador, bueno. Indudablemente bueno, a veces asombrado, a veces asustado.

Miro la armonía de sus líneas, el equilibrio de sus dimensiones, la belleza de sus largos hocicos, recogidos, afeitados o hinchados de pelaje, surcados de melancólicos pliegues o arrugas que te gustaría acariciar, estirar, incluso besar, así que. mucho te hacen ternura.

Son la élite de la sociedad canina, prisioneros de una belleza que pesa, de una genealogía que los obliga a ir al baño desconcertantes, a esperas tediosas en mesas o jaulas, a fingir siestas inquietas.

Durante mucho tiempo permanecí frente a los anillos de agilidad. Siento la emoción que se me aprieta la garganta al ver la generosidad con la que los perros, pequeños o grandes, obedecen las órdenes de sus cuidadores, afrontando pruebas que normalmente los intimidarían.

No saben por qué tienen que saltar por el orificio de un aro salvavidas colgado de un hilo o subirse a una tabla de madera oscilante que, una vez en el centro, se voltea repentinamente hacia abajo, o zigzaguea entre palos colocados en fila a poca distancia de uno. .otro. No saben por qué, pero lo hacen: con todo su ímpetu, su alegre prisa.

¿Lo hacen por amor, por miedo, por diversión? En ocasiones acompañan las órdenes gritadas por los maestros con ladridos de participación, que se detienen al darse cuenta de que se han equivocado y reanudan con alegría cuando, volviendo sobre sus pasos, repiten a la perfección el ejercicio planeado.

Tanta abnegación y tanto esfuerzo ofrecido sin saber por qué me siguen moviendo, por eso me doy cuenta, mientras me dirijo hacia otros anillos, que tengo los ojos húmedos.

Lunes 11 de noviembre de 2002 Salida a las 16.30 horas - Km 1340

La familia de criadores españoles está completa esta mañana: padre, madre, hija, yerno y también sobrino, un hermoso tipo de español de largas pestañas curvas que enmarcan y embellecen los profundos ojos árabes oscuros. Fue él quien le dijo a Mimma: "… ¡nos vemos en París! .." ¡Y aquí estamos! Los españoles trajeron consigo una multitud de chihuahuas, de todos los colores, de todas las edades, de todos los tamaños, pero comparado con Gibraltar aquí arroja mucho: ganan la categoría de jóvenes, luego solo consiguen colocaciones o cazados descarados, como nosotros. Bonita ni siquiera fue tomada en consideración, sino cazada sin piedad porque era demasiado grande: aquí ganan las arañas francesas que mantienen el rabo entre las piernas.

Parece que el campo de juego más favorable para Bonita puede ser Suiza o Alemania, donde las mujeres prósperas, anchas de caderas y grandes de pelvis, incluidas las humanas, están de moda.

"... nos vemos en Dortmund en mayo"? ... y está bien, pero "’ un se ne pole più! "Como dice mi querida Ersilia, mi personaje toscano de la comedia" Varietà Varietà ".

Huimos de la Expo con Mimma que difunde la noticia de la derrota a todos, con tal brío que parece casi una victoria: "..: .. peor para los jueces que no entienden lo que pierden por no premiar a Bonita, peor para los que pierden la oportunidad de premiar a la hembra más meritoria a nivel europeo ... mantienen sus arañas, sus inverosímiles yeguas, petite y con el rabo entre las patas, tenemos la perra más guapa y la guardamos, siempre confiando en venganza, esta vez bajo la bandera alemana, la bandera de un pueblo que sabe de caderas anchas, por supuesto !!! "

También huimos de la Expo bajo la presión del gabinete chimique que llevaba tres días lleno.

Inmersos en la noche, nos agachamos en uno de los primeros pequeños apartaderos de la autopista. Esta vez nos arriesgamos a lo grande: ni siquiera tenemos tiempo (afortunadamente) de comenzar, con la habitual experiencia probada, las feas operaciones de descarga, que la securité Autoroute está pegada detrás de la caravana, todo destellante y festivo.

Sentimos que nos estamos muriendo: me hundo debajo de mi escritorio. Mimma finge (¿o realmente la tiene?) Una urgencia y se encierra en el baño, Romano muestra impasibilidad y se queda en el asiento del conductor.

"¿Avez vous besoin de secour, monsieur?" "No, no", murmura Romano mirando la oscuridad del horizonte: "Controler les pneumatiques, les tires".

La Securité está perpleja al mirar adentro, a través de la ventana, sin estar convencida de la explicación, luego vuelve a entrar lentamente en la camioneta que ha seguido parpadeando y guiñando todos los saltos detrás de nosotros. Después de unos minutos más de vigilancia de nuestro tráfico, la alegre camioneta de la Securité Autoroute reanuda su patrulla por la autopista.

Solo entonces Mimma sale del baño, trato de recuperar mi actitud y confirmarme en la certeza de que el aroma de las rosas nos protegerá.

Tras el primer momento de patinar, retomamos nuestra arrogancia, tiramos de la manguera de desagüe con feroz determinación, lo rociamos todo con agua limpia y como figuras siniestras tras un crimen, nos urgimos unos a otros: «... poco a poco ... vamos vamos ... . ¡huir! ".

12 de noviembre de 2002 Salida h. 9 - Km 1.556

Después de una cena en el grill francés en todo similar a las malas cenas del grill italiano y una noche pasada en el estacionamiento del mismo grill, dejamos un poco incierto qué hacer.

“¡Si tuvieras que ir a Francia a buscar agua, también podrías quedarte satisfecho con la italiana!” “Roberto nos llama por teléfono. Estamos heridos de orgullo.” Sin embargo, ya que estás en Borgoña, visita Cluny, la abadía más grande de antigüedad, que incluso compitió con San Pedro! " Presiona, despreciándonos un poco.

No tenemos que repetirlo dos veces: en poco tiempo organizamos una visita turística de dos días, que va de Borgoña a Saboya e incluye Abbaye de Cluny, Macon, Chambery, Aix-le-Bain y Annecy.


Abadía de Cluny


Macon

Partimos de Macon sur la Saône y desde allí continuaremos hasta Cluny. Lo que se suponía que era solo un paseo por las calles floridas de la ciudad, para algunos suministros de alimentos (como baguettes crujientes y dulces locales) se convierte en un gigantesco comido de mejillones en el Cafè Francais, un antiguo restaurante en el tranquilo y luminoso río. del Saona

No sabía en qué me metía cuando Mimma, secuestrada por un cartel publicitario: "Moules et Frites", decide mandar al infierno baguettes y dulces (o mejor, guardarlos para tiempos futuros) y darse un festín de mejillones.

Y así fue: y ellos lo sabían. Sabían que los mejillones venían en cuencos enteros, ahogados en sopas picantes, enriquecidos con cebolla cortada en aros, perejil y aromáticas hierbas de diversa índole; ellos lo sabían, pero yo no. Pero aprendí temprano.

Cuando llegó mi palangana y me la colocaron cortésmente debajo de la nariz, humeante y apetecible, después de un primer momento de desestabilización y consternación progresiva, alentados por el agudo impacto del "Bon appetit", todo puntiagudo y resonante en la "i" del joven sirvienta, me fui a trabajar. El resto vino solo: un mejillón tras otro regado con una salsa blanca aromatizada: ¡divino!

Se me metieron en la garganta con el paso lento pero inexorable del curso de un río, que no tiene paz hasta que desemboca en el mar: mi mar era el fondo de la cuenca. En el centro de la mesa para recibir las conchas vacías de nuestra lujuria, una enorme palangana de acero.

Después de esta lucha desigual pero victoriosa, con las cuencas, reunimos las fuerzas restantes y llegamos a la Abadía de Cluny.

Sus restos nos han hecho lamentar fuertemente no poder admirar su antigua grandeza, destruida, o más bien desmantelada, durante el período de barbarie que siguió a la Revolución Francesa. El pueblo aún intacto es interesante y agradable para pasear: todavía quedan algunas casas romanas, que parecen habitadas, y, para los que buscan un placer más terrenal, algunas pastelerías (sostenidas por un gran número de farmacias) con fuentes de chocolate, bombones. , bombones y golosinas peligrosas de todo tipo.

No lejos de Chambery, nos agachamos para dormir en una de las gasolineras habituales.

Miércoles 13 de noviembre de 2002 Salida h. 9 - Km 1.987.

Decidimos no visitar Chambery, sino dirigirnos directamente a Aix-le-Bain y luego a Annecy.

Aix-le-Bain fue un balneario desde la época romana y Annecy figura en el mapa como una ciudad de gran interés y belleza.

Es relajante pasear por la mañana por las calles y plazas de Aix-le-Bain, hasta llegar a la plaza de los antiguos y nuevos balnearios, con el gran hotel de lujo y el templo de Diana.

Estamos en Saboya, ahora, y las tiendas ofrecen productos característicos tanto alimentarios como elaborados. A Mimma ya mí nos gusta el uno y el otro y tenemos curiosidad por todas partes; a Romano "le da igual" y nos guía, esperando que su ejemplo nos empuje a apurarnos, pero no tiene mucho éxito, de hecho camina solo.

Antes de partir, tomamos un buen café en un tostado característico, con un jardín de invierno al fondo, amenizado por pajareras y plantas.

Un cielo azul tierno acompaña nuestro viaje desde Aix-Ie-Bain a Annecy, en Alta Saboya. El campo iluminado en colores pastel está salpicado de casitas con techos de pizarra negra, que parecen diseñadas como un libro de cuentos de Perrault.

Las colinas circundantes son suaves con líneas y suaves con vegetación. El sol de otoño, a veces sombreado por esponjosas nubes blancas, le da al aire una transparencia cristalina. Geranios inverosímiles, todavía exuberantes, animan balcones y ventanas, mientras que las coles blancas y violetas en flor iluminan aceras y jardineras con toques de color, ubicadas en puntos estudiados del mobiliario urbano.

A lo lejos, los macizos de piedra blanca y azulada de las grandes montañas alpinas.

Annecy no defrauda las expectativas: es verdaderamente un pueblo encantador atravesado por un pequeño río, adornado con pequeños puentes, cascadas, pasajes transversales y con un islote en el centro, enredado con calles estrechas y plazas, acompañado de arcos y bóvedas bajo las cuales se tiendas abiertas y atractivas.

Exploramos este corazón milenario en todos sus rincones más sorprendentes, divirtiéndonos paseando por pasajes muy estrechos y algo misteriosos.

En Crêperie Brètonne descansamos mientras disfrutamos de las supremas crepes saladas y dulces, con combinaciones de sabores nunca antes probadas.


Annecy

Nos alejamos de Annecy, rumbo a Italia: un atardecer con reflejos de acero nos acompaña mientras bordeamos el lago que, como la ciudad, está enmarcado por una conmovedora corona de picos nevados. Pasamos el Frejus por la noche sin problemas: ¡de vuelta a casa!

Decidimos pasar la noche deteniéndonos en la primera parrilla de la carretera a Turín: cuando me acuesto en mi nicho, oigo el bramido de un vagón de ganado no lejos de nosotros.

Noche del 13 al 14 de noviembre de 2002

Me odio a mí mismo y los odio a ustedes, humanidad, por estas quejas que traspasan mi conciencia como un ex vegetariano fracasado, un animalista hipócrita, un respetable desdeñoso.

Un repiqueteo de cascos en los ejes del tráiler, acompañado de feroces gritos por algún derrape de la carga, resalta la violencia perpetrada sobre esas indefensas bestias.

Lejos, váyase, váyase; lejos de mi noche, de mi legítimo descanso, de mi civilización, de mi lógica limpia, clara, seca, hada y olvidadiza. "

".... recuerda que detrás de las bibliotecas, los teatros, las galerías de arte, los encuentros literarios, la poesía, hay mataderos" no está escrito ni "La historia de la civilización" de Durant: los mataderos, con su sufrimiento sin límites, su brutalidad primitiva y sin cultivar. .

Lejos de mi noche esta realidad de dolor: alejar el tractor con remolque, dos, cuatro, infinitos remolques de dos pisos, cargados de víctimas agotadas por el viaje que quizás se atrevan a golpear el piso desequilibrando la carga. No quiero ver ni escuchar esta conciencia mía que se ha abierto como un abismo, sobre el magma de sangre sobre el que flota mi civilización.

Lejos de mi noche esta perturbación del orden establecido por mi especie pensante: no quiero saber, no quiero pensar, no quiero recordar: quiero delegar y olvidar.

Si no fuera por estos bramidos que hacen espeluznante nuestra última noche en la carretera, si no fuera por esos ojos de novillos inocentes e inocentes, aún más tiernos por un mechón de ligeros rizos en medio de la frente, que me pasó ayer, en Macon, justo al final de la suculenta comida de mejillones: pude.

Pero esos ojos de novillos, cargados en una camioneta abierta, que pasó a mi lado mientras disfrutábamos de nuestra panza de mejillón, me dejaron sin palabras, recordando y avergonzada.

Todo es tan confuso dentro de mí: me siento culpable porque devoro a otros seres vivos y luego soy el primero en comprar golosinas para mis animales, veo escenas de caza en documentales de derechos de los animales y me pongo del lado de la presa, sí, pero también comprender las necesidades del depredador. Vivo mal con mi hipocresía de bestia evolucionada: a veces me gustaría ser una presa yo mismo, que me mataran y acabar con la culpa de una vez por todas, con apoderados, con falsos olvidos y súbita recuperación de la conciencia.

Lejos de mi noche cargada de muerte, apaga tu bramido en un silencio grávido, semejante a un grito cósmico, deja que mi conciencia se cierre, se recomponga en su orden hipócrita y déjese descansar para las buenas conciencias.

Jueves 14 de noviembre de 2002 Salida a las 9 - 2.261 km

Tristemente vuelvo

El sueño de los justos no ha caído sobre mí, ni siquiera después de que el peso del sufrimiento, percibido más allá de la delgada pared de la caravana, se haya ido con su vano bramido.

Dí vueltas y vueltas dentro del calor protector de mi nicho, hasta que llegó la mañana benigna, como una liberación. Escuché el golpeteo de la fina y fría llovizna en el techo de la caravana, mientras la pesadilla pesaba sobre mí como una roca.

Azotado por el agua y el viento, la carga de sufrimiento inaudito habrá llegado ahora a su destino y en poco tiempo se cumplirá el destino de esas bestias y sus resultados rebotarán, artefactos y disfrazados de suculentas cocciones, sobre nuestras mesas.

Toda nuestra historia evolutiva está construida sobre una dura costra de violencia y dolor: hemos reemplazado la caza por la agricultura, con la búsqueda fatigosa y solitaria de alimentos, hemos reemplazado la planificación y el ascenso, de superestructura en superestructura, hasta la tan controvertida globalización y en Mac Donald's, pasando por la purulenta herida de la vivisección, que tanto ayuda a la especie ganadora que somos, tanto salvados, ha salvado, salvará a nuestros hijos, pero cuántas torturas, muchas veces inútiles, muchas veces excesivas, ha infligido a nuestro esclavo. especies, torturas mil veces más espantosas que los mataderos, porque se repiten y se prolongan en el tiempo sobre los mismos individuos.

Cubrimos el horror con nuestras hermosas farmacias, parecidas a salones de lujo, nuestras hermosas calles iluminadas para la celebración, nuestras elegantes túnicas, nuestros prados floridos, nuestras villas, nuestro lujo, en fin.

Decimos que la vida es bella, agradecemos a los diversos Dioses por el don de la vida, gozándonos de caminarla con éxito y sintiéndonos dueños del mundo, pero en cambio no sabemos nada, nada. Ni por qué esta realidad existe en la tierra, ni qué es el universo que nos rodea, ni el motivo de este malestar de fondo que nos acompaña, aunque amortiguado por los mil placeres que nos hemos creado.

Esta noche la habitual invocación nocturna que dirijo a los únicos protectores que considero tales, mis padres, se elevó desde lo más profundo de mi vientre como un grito silencioso pero explosivo. "Mamá no me abandones" es el único ruego nocturno que me da fuerzas para seguir viviendo, día tras día.

Lucho y tropiezo en esta vida que me parece tan incomprensible, llevo el peso de un cuerpo que me abruma y no tengo santos para rezar: solo invoco cada noche para que tenga la fuerza para continuar desde lo total e incondicional. amor de los que se reprodujo en mí y me enseñó el camino en un principio.

El amor de los padres parece tan obvio cuando están vivos y la falta de él es tan ardiente cuando se van. Espero poder dejar a mis hijas el mismo recuerdo de amor que guardo en mí.

Compré una tarjeta en Annecy con una frase poética sobre la familia, pensada como refugio, faro, lugar de amor. Lo enmarcaré y lo colgaré en la cocina, entre todos mis pasteles y los recuerdos de "glorias y éxitos teatrales".

A estas alturas el ganado estará esperando o ya habrá sufrido su destino. La mía me espera en algún lugar, en algún momento, inminente o lejano: será una enfermedad insidiosa, será un accidente brutal, será una somnolencia sin memoria, será un agotamiento de fuerzas, será una muerte fatiga, será el cumplimiento de la segunda parte de mi súplica: "Mamá no me abandones ... ni me lleves contigo".

Pronto estaremos de vuelta en casa: así se cierra otro "recuerda", otro "rappelle-toi", otro "no olvides".

No olvides: las sonrisas y la angustia, las alegrías del conocimiento enriquecido y la trepidación penetrante de los reflejos.

No olvides que este ojo de la vida abierto a lo desconocido es la única realidad que se te concede: amarlo, disfrutarlo, odiarlo, maldecirlo, llorarlo, anhelarlo, sufrirlo, pero aún vivirlo, con dignidad y sensibilidad.

Rappelle-toi

Alba Raggiaschi

Nota
Questo articolo è state inviato da un nostro lettore. Se pensi che questo violiil Diritto d'autore o la Proprietà intellettuale o il Copyright preghiamo di avvisarciimmediatamente scrivendo all'indirizzo [email protected] . Grazie


Video: FRASES MEXICANAS. MUY Graciosas. Intento EXPLICARLAS a FRANCESES